Una lección de vida con cinco años

NOTICIA DE Andrea Cubillas20/03/2015
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una lección de vida con cinco años

Ángela y su hermano Daniel, durante un paseo familiar por las calles de León. :: a. c.

Los padres de Ángela, una niña con síndrome de Down, relatan el día a día de la menor, un ejemplo de tenacidad, esfuerzo y superación

Aún no ha cumplido los cinco años pero ya es toda una lección de vida. Ángela Rúa Romanillos es un ejemplo de tenacidad, esfuerzo y superación que consigue hacer el día a día de los que la rodean «más feliz» desde que aquel 15 de junio de 2010. Su nacimiento fue muy esperado por José Carlos y Verónica  pero, en unos segundos, su mundo se les vino abajo cuando un grupo de médicos entraron en su habitación para comunicarles que su hija había nacido el síndrome de Down.

Mañana, que se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Down, es para esta familia leonesa un momento de reflexión sobre lo que Ángela constituye en sus vidas. Porque, para Verónica, al principio, fue un fuerte golpe, dice con sinceridad. Recuerda que estuvo sumida en un shock ante una noticia que no esperaban, ya que nunca fue detectada esta disfunción genética en el embarazo. 

Sin embargo, pronto supieron reponerse ante lo que parecía una adversidad y que hoy es una alegría. «Esta va a ser la última noticia mala que nos va a dar esta niña», aseguró José Carlos un día después del nacimiento de Ángela, convirtiéndose en un pilar para esta familia y sobre todo para Verónica, que reconoce que, al principio, le costó asimilar la situación. 

 Sobre todo, continúa, por sus propios perjuicios  y el desconocimiento total sobre este cromosoma. Ahora mira atrás y piensa que tonta fue. «Al principio estaba hundida, pero al ver a José Carlos normalizar la situación entendí que ya había llorado bastante. Fue el día en que vi que sonreía cuando supe que Ángela necesitaba a su madre y que iba a luchar por ella». 

A partir de ese momento, cada día en la vida de José Carlos y Verónica ha sido un auténtico regalo. Ángela es una niña que gracias a una estimulación temprana tiene una vida normalizada. Estudia en el colegio Peñacorada de León donde comparte pupitre con niños de su edad que por su flexibilidad y su sonrisa ven que Ángela «es genial». Al igual que los padres de sus compañeros que trasmiten la suerte que han tenido de que sus hijos puedan compartir cada día con Ángela que además ha enseñado a su hermano Daniel a ser más constante y a superarse cada día. «Ella se esfuerza por conseguir lo que quiere. Caminar o simplemente coger un lapicero ha sido un reto para ella. Pero se esfuerza y nunca tira la toalla hasta conseguirlo». 

Retos que afronta con alegría «de la que nos contagia a todos» y con la que ha conseguido que su familia vea el mundo de forma diferente. «Es cierto que quizá empiece a leer más tarde o a sumar y a restar, pero de repente eso lo ves un poco absurdo. Tus prioridades cambian y piensas que lo único importante es que tu hija sea feliz y los niños con síndrome de Down son felices, muy felices». 

No es de extrañar que su madre asegure que la vida con Ángela, una niña alegre y muy extrovertida, es simplemente sencilla, incluso ante «algunas personas que se hacen llamar profesionales o administraciones públicas, que hacen una valoración del coste-beneficio que impide que niños como Ángela reciban una educación inclusiva y un apoyo continuo». Frente a ellos, esta pequeña se ha encontrado con el apoyo de su familia y de asociaciones como la de Amidown, que le permiten ampliar sus capacidades con terapias acuáticas y ecuestres. 

Los peces no trepan, ¿y qué?

Preguntarse por el futuro no tiene cabida en esta familia. José Carlos y Verónica han aprendido gracias a Ángela que hay que vivir cada día y disfrutar del ahora. Confían en la valía de su hija y en las oportunidades que ofrece la sociedad de hoy en día para personas como su hija que por delante tiene el reto de trabajar un poco más y de luchar contra los perjuicios. Una lucha que se hace visible cada 21 de marzo con el Día Mundial del Síndrome de Down y que es visible en esta familia las 365 jornadas del año. Porque, como decía Einstein, «todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar un árbol vivirá toda su vida creyendo que es estúpido». Este es el lema de esta familia. 

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Solidarios
Kutxabank, un banco con ADN social
 
Tablón

Enviado el 15 de Febrero de 2017

Enviado el 13 de Febrero de 2017

Enviado el 12 de Febrero de 2017

Se necesitan voluntarios para Oxfam Intermon para la San Silvestre de Valladolid, que será el día 26 de diciembre. Más info+

Enviado el 13 de Diciembre de 2016

Celebración del Día Internacional del Voluntariado y el 14º aniversario de la tienda Oxfam Intermón en Valladolid el lunes 5 de diciembre de 2016 en la Sede Oficial de Oxfam Intermón de Valladolid, Calle Teresa Gil, 17 de Valladolid.

Enviado el 02 de Diciembre de 2016

CONTACTA CON NOSOTROS
¿Dudas, preguntas, no encuentras algo o quieres saber algo? Envíanos un email solidarios@ elnortedecastilla.es

Contacta